Blog }  Tecnología para las personas

Más inversión en IoT y más seguridad: algunos puntos claves de las nuevas "empresas inteligentes"

Más inversión en IoT y más seguridad: algunos puntos claves de las nuevas "empresas inteligentes"

Según la encuesta anual que realiza Zebra Technologies acerca del uso de diferentes tecnologías en compañías de todo el mundo, el número de las denominadas empresas inteligentes se ha duplicado entre 2017 y 2018 y ya alcanza el diez por ciento del total. Entre otros detalles destacados del estudio están que la inversión en la Internet de las Cosas (IoT) ha seguido aumentando un 4% cada año y el número de empresas que monitorizan constantemente la seguridad de su IoT ha crecido un 18%.

Visión de las "empresas inteligentes"

El concepto de Empresa Inteligente que maneja Zebra hace referencia a todo aquello que se añade a los procesos de una compañía para "lograr que las empresas sean tan inteligentes y estén tan conectadas como el mundo que nos rodea". El estudio entrevista a más de 900 responsables de negocio de las áreas de tecnología de empresas de EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Alemania y otros países; a través de once métricas distintas valora en qué estado se encuentran. Estas métricas se refieren a temas como la visión general que tienen de la IoT, los socios tecnológicos, la seguridad y estándares, los planes a lo largo de la vida de los productos, las arquitecturas e infraestructuras y el análisis de datos, entre otras.

Entre los resultados claves de este año destacan los siguientes:

  • La inversión en la Internet de las Cosas sigue aumentado. Lo ha hecho a un ritmo del 4% anual durante los últimos años. Los datos indican que también disminuye la llamada resistencia a los nuevos planes IoT –proyectos que hasta hace unos años podían parecer extravagantes– mientras aumenta del 11 al 20% la inversión prevista en muchas de las empresas consultadas.
  • La seguridad es la prioridad máxima. Esto incluye la adecuación a los estándares de la industria y ser más proactivos y exhaustivos en las soluciones que se ponen en marcha. La monitorización continua –que es una pieza importante del complicado puzle de la seguridad– es algo que ya hacen un 18% más de empresas que el año pasado. Respecto a factores de la IoT como la privacidad y la integridad de los datos son dos cuestiones que también se destacan como las más importantes para los responsables de tecnología.
  • Los ecosistemas de soluciones y los socios estratégicos. Dependiendo del tamaño de la empresa y la complejidad de la IoT que se gestiona, algunas empresas confían en socios estratégicos a la hora de administrar, auditar o asesorar en su implantación. Es algo que ya hacen un 40% de las empresas (frente a un 21% el año pasado) y cuyo crecimiento indica que muchas prefieren delegar esta tarea en especialistas –por todo tipo de razones– a tener que desarrollarlo e implantarlo ellas mismas.

La Seguridad, en boga

Si se echa un vistazo desde fuera al sector de las tecnologías parece claro que la importancia de la seguridad para las empresas no para de crecer. Incluso se deja notar en la administración pública, donde se ha conocido hace poco que el Centro Criptológico Nacional del CNI ha fichado a un 10% más de hackers que el año pasado para frenar los ataques a firmas estratégicas (el número de estos ataques también han aumentado, de 25.000 a 38.000). En total se hizo un llamamiento a principios de año para contratar 2.000 hackers y expertos civiles contra las llamadas ciberamenazas.

Los problemas de las pymes y las empresas de mayor tamaño no dejan de ser de la misma naturaleza que los de la Ciberdefensa pública y militar: datos personales que proteger, servidores que han de mantener las comunicaciones sin problemas y dispositivos de la Internet de las Cosas que pueden ser vulnerables, estén donde estén. El INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) ha publicado incluso un catálogo de másteres en ciberseguridad y otro de instituciones que importen formación para recopilar todos los programas educativos sobre el tema y de este modo ayudar a cubrir las necesidades de muchas empresas.

Vivimos en un mundo cada vez más conectado y con más dispositivos que dependen de comunicaciones seguras, donde estamos aprendiendo que la información que viaja tiene más valor por sí misma del que a veces creíamos. Es un gran peligro económico o incluso legal que esa información llegue a las manos equivocadas por descuido o algún tipo de filtración de seguridad, y es normal que todo el mundo trate de protegerse ante imprevistos. Protegerse a tiempo supone una gran ventaja para las empresas que sepan hacerlo bien.